RSS

Recorremos cada rincón de Buenos Aires para vos!

PERIPLO DEL MURAL DE SIQUEIROS


BUENOS AIRES, 18 (ANSA) - El periplo del mural "Ejercicio Plástico" desde que fue pintado en 1933 por el mexicano David Alfaro Siqueiros hasta estos días merecería el rodaje de un filme.
Su historia ajetreada se inició en el sótano de la mansión Los Granados, del empresario periodístico uruguayo Natalio Botana, quien ofreció a Siqueiros ese espacio para plasmar un mural popular cuando se frustró un proyecto para que pintara un gran mural, con temática revolucionaria, en unos silos ubicados en el barrio portuario de La Boca, en la ciudad de Buenos Aires.
En ese espacio de 200 metros cuadrados, con techo abovedado, Siqueiros intentó crear, según explicó más tarde, "una visión algo etílica, como la de estar parado en el centro de una burbuja transparente en el fondo del mar", que según su noción de "plástica en movimiento" se tradujo en una serie de cuerpos de mujer desnudos que se deforman y fusionan a lo largo y a lo ancho de las paredes, el techo y el piso. Botana disfrutó de ese espacio para jugar al póker con sus amigos hasta que en 1941, cuando tenía 53 años, falleció en un accidente automovilístico. El imperio Botana quedó debilitado y para 1951 se habían loteado y rematado las 18 hectáreas de Los Granados.
El lote que incluía el caserón fue vendido y estuvo en manos de distintos dueños. En 1988 un grupo de socios creó la compañía Seville S.A. y compró el lote de la casa con una sola idea en la mira: limpiar el sótano, desmantelar el mural y convertirlo en una muestra itinerante. Para ese fin se contrató a la empresa mexicana Restauro y al estudio de ingeniería Fontán Balestra y Del Carril.
La recuperación del mural demandó 15 meses y puso en funcionamiento un despliegue de técnicas hasta entonces nunca experimentadas, mediante las cuales se cavó alrededor del sótano, se redujo el espesor de las paredes de 60 a 2 centímetros, y se lo cortó en siete partes: el mínimo en que se lo podía dividir para guardarlo en los cinco contenedores acondicionados especialmente.
Allí quedó, arrumbado y presa de litigios comerciales hasta octubre de 2008, cuando fue trasladado al museo de la Aduana Taylor. En julio de ese año, un juzgado comercial de la ciudad de Buenos Aires había autorizado el traslado y restauración a manos del Estado argentino, mientras seguía en trámite el conflicto legal para determinar quién era el propietario de la obra. En 2009 finalizó la restauración de "Ejercicio Plástico" y el 29 de octubre la Cámara de Diputados argentina aprobó una ley que lo declara de utilidad pública y lo hace pasible de expropiación. La obra fue restaurada por un equipo integrado por el argentino Eduardo Guitina, el mexicano Manuel Serrano y Néstor Barrios, Jefe de Restauración de la Universidad de San Martín, en Buenos Aires. Será exhibida en el museo Taylor, durante los festejos del Bicentenario argentino. JMG

Fuente: ANSA

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario